jueves, 9 de mayo de 2013

Primero aprende y solo después enseña


Primero aprende y solo después enseña, formación de los profesores 


 “Conocer algo nos permite proceder a enseñarlo; y conocer un contenido disciplinar en profundidad significa estar mentalmente organizado y bien preparado para enseñarlo de manera general.”. Margret Buchmann


Los profesores constituyen uno de los elementos más importantes del Sistema Educativo a nivel mundial, pues tienen en sus manos la educación de los niños y jóvenes que serán el futuro de las naciones, de ahí que sea de interés general el conocer cómo se preparan para esta importante tarea.

En México hasta donde tengo entendido no se necesita ningún proceso de selección para ser profesor de educación básica. La formación de los profesores está dominada por un discurso de tipo gerencial y administrativo, en el cual se busca la eficacia y el control, más que la preparación para pensar y para propiciar que otros –los alumnos–, puedan hacerlo.

No se les prepara pedagógicamente para que estén en posibilidades de interpretar críticamente la realidad que les rodea, y desde luego, su función educativa. 

Los planes de estudio que se tiene no logran formar profesores críticos, en el proceso de formación de los mismos, la teoría pedagógica es sustituida por asignaturas irrelevantes. Se hace referencia más a la historia de la educación que a la Pedagogía misma y, de esa forma, se pierde la posibilidad de analizar y debatir el objeto de estudio de los profesores. Por lo tanto, la formación académica de los profesores se reduce a una acción de carácter meramente instrumental.

Desastroso niveles de conocimientos culturales positivos de los profesores mexicanos.


En la infografía se menciona que los estudiantes mexicanos van a la escuela a “perder el tiempo” pues aunque acudan más días a clases en un ciclo escolar frente a naciones desarrolladas, en horas efectivas se esta reprobado.
Fuentes de Conapo mencionan que la formación de los profesores estadísticamente hablando es la siguiente: El 50% de los profesores tiene estudios profesionales, 1 de cada 4 es normalista, 1 de cada 12 tiene maestría y 1 de cada 100 tiene doctorado.


Hay un dato sumamente interesante el 81% de los profesores trabaja en el sector público. 2 mil maestros son “comisionados”, es decir, cobran como si fueran maestros pero no dan clases y el 67% de los directores de escuelas en México  reporta inasistencia de sus maestros.


Carlos Kasuga Osaka, director de Yakult afirma “No podemos tener a México como un árbol si la raíz -que es la educación básica- no es fuerte”

Para lograr  que haya calidad en la educación, el trabajo y en la vida se necesita lo siguiente:
  1. Bien ser ser puntuales, respetuosos, honestos, disciplinados, trabajadores, estudiosos.
  2. Bien hacer realizar cualquier actividad de la vida diaria de manera extraordinaria, hacer las cosas bien desde la primera vez.
  3. Bien estar satisfacción de dar lo mejor de mi a todas las personas que te rodean.
  4. Bien tener no buscar el camino fácil para obtener las cosas, lo que realmente vale la pena requiere esfuerzo. Tener las cosas siempre bien hechas.

Eric Hanushek, profesor de la Universidad de Stanford y especialista en evaluar la calidad de la educación en los diferentes países, considera que la clave del éxito en educación está en la buena formación del profesorado y no en una gran inversión en enseñanza o en la ratio de alumnos por clase. En su opinión, así lo demuestran los datos y lo ha puesto de manifiesto durante una conferencia, The Economics of International Differences in Educational, dictada ente el ministro del ramo, José Ignacio Wert, y un reducido grupo de profesores.

Lamentablemente muchas veces los estudiantes  piensan que el profesor tiene la verdad absoluta, siendo que la preparación es insuficiente y muchas veces nula. Esto puede provocar que el estudiante no investigue y que por ende esté limitado a las experiencias y conocimientos del profesor. 

Se limite a consultar el material previsto por el profesor (o en el peor de los casos se limita a estudiar lo estrictamente necesario para el examen) no desarrolla todo su potencial y por ende su capacidad de crítica y de auto crítica es débil, nula o inexistente.

Quien no critica, es una persona que fácilmente puede ser influenciada y además está expuesta a ser sometida a voluntades ajenas.


La pregunta es: ¿Cómo prosperar como nación, si el/la que enseña carece de habilidades, preparación y  vocación para realizar su cometido? ¿cómo olvidar a quien hizo posible que hoy ames la lectura, tengas pasión por las matemáticas, hayas asumido el concepto de luchar y esfuerzo...... ¿O como dejar en el olvido a aquel profesor que te enseñó a analizar , argumentar y pensar? 

Pero de que estoy hablando si se prefiere perder el tiempo en huelgas y mítines que no llegan a nada, en lugar de seguirse preparando para enseñar.



1 comentario:

  1. Es una triste verdad pero la deficiencia en la preparación del profesorado se vierte en los alumnos . Como padres, a través de la crítica debemos fomentar y exigir profesores profesionales

    ResponderEliminar